lunes, 6 de mayo de 2019

Conversaciones con Jean-Paul Sartre. Simone de Beauvoir

Jean-Paul Sartre.- ..porque yo me remitía a mis guías, que eran los hombres célebres de antaño, veían que no llegaban a ser alguien antes de los treinta años. todo lo referente a las vidas de Victor Hugo, de Zola, de Chateubriend, era muy importante para mí aunque no sentía mucho entussiasmo por Chateubriand. esas vidas se sintetizaban para producir una vida que debería ser la mía. Mi comportamiento era realmente un calco de esos modelos y pensaba que me dedicaría un poco a la política a los cincuenta años.

..

Simone de Beauvoir.- ..En primer lugar, ¿cómo pasó usted de la idea de súperhombre a la idea de un cualquiera? Y, sin hacer trampas, ¿qué significa para usted la idea de ser un cualquiera?

..

Simone de Beauvoir.- ¿Puede explicarme qué relación había para usted entre el hecho de escribir de una manera comprometida, para sus contemporáneos, y la opinión de la posteridad?
Jean-Paul Sartre.- Cuando se hace literatura comprometida, uno se preocupa de problemas que no tendrán sentido dentro de veinte años y que conciernen a la sociedad actual. Si uno tiene cierta influencia y plantea bien el problema, uno logra su propósito, haciendo actuar a la gente, haciendo que considere las cosas desde su punto de vista. El punto de vista de la posteridadsolo existirá cuando el problema haya sido resuelto, bien o mal, y no precisamente por el escritor mismo. Puesto que el caso ha sido resuelto, hay una manera de examinar la obra veinte o treinta años después, ¡desde un punto de vista estrictamente estético!

..

Jean-Paul Sartre.- ...Hay algo que siempre he pensado, que describí en La nausea: es la idea de que uno no tiene experiencia, de que uno no envejece; una lenta adición de acontecimientos, de experiencias que poco a poco crean un carácter, es uno de los mitos de fines del siglo pasado y del empirismo. No creo que eso exista de veras; no hay detrás de mí una vida, una experiencia que yo pueda transformar en sentencias, en fórmulas, en maneras de ser. Por consiguiente, en la medida que no creo tener experiencia, en la medida que mi cuerpo se encuentra bien, soy, ahora que cumpliré setenta años, el mismo que cuando tenía treinta.
Simone de Beauvoir.- No obstante. su cuerpo no está tan bien como a los treinta.
J-P.S. - No está tan bien. 
S. de B.- Por ejemplo, le cuesta mucho trabajo andar. 
J-P.S.- Sí, y también ver. 
S. d B.- Se ve obligado a tomar medicinas.
J-P.S.- Sí, pero me he adaptado rápidamente; por ejemplo, apenas veo pero no me molesta, me las arreglo, ya no veo bien su rostro, en este momento no lo veo en absoluto, pero no me entristezco; lo veo de otra manera en otras circunstancias. Sé guiarme más o menos; veo, en líneas generales, lo que representan los objetos, a qué distancia están de mí y eso es suficiente para guiarme. Tal como soy actualmente no me siento mal y no me causa tanta pena saber que mi estado es anormal. 

..

Jean-Paul Sartre.- ...Sí algo de eso hubo. Me sentía otra cosa que un niño mimado y mono; eso no correspondía en absoluto a lo que yo quería ser. Los adultos no eran monos, a excepción de mi abuelo, que era un hombre guapo. M. Simoneau, por ejemplo, o los otros, eran muy feos. Me imaginaba que en el futuro sería como ellos.

..

Jean-Paul Sartre.- ...No es que el socialismo engendre la libertad; por el contrario; en las formas que conocemos, la niega, se apoya en una solidaridad que nace de la necesidad. Por ejemplo, la conciencia de clase de la calse obrera no es una conciencia libre. Es la conciencia de una clase oprimida y violentada por otra clase, la burguesa. Por consiguiente, no aparece como libre. Aparece como producida por una situación desesperada.

..

Simone de Beauvoir.- ¿Esa revista la fundó en parte para tomar partido en la lucha política?
Jean-Paul Sartre.- No exactamente; más bien para mostrar la importancia en todos los planos de los acotecimientos de la vida cotidiana y de la vida colectiva: diplomática, política, económica, etc. Se trataba de mostrar que todo acontecimiento tenía diferentes estratos y que cada uno de ellos era un sentido del acontecimiento; el mismo sentido cambia, por otra parte, de estrato a causa de lo que, en ese estrato, está en juego. La idea principal era señalar que en la sociedad todo se manifiesta en múltiples facetas y que cada una de esas facetas expresa, a su manera, pero de una manera completa, un  sentido que es el sentido del acontecimiento.

..

Jean-Paul Sartre.- ...Eso se debía a la guerra y a la preguerra, se debía a la atmósfera burguesa, republicana, de mi familia. Y adquirí muy pronto la idea de que la vida de un hombre debía desarrollarse así: uno no es político al principio, y luego, hacia los cincuenta, se vuelve político, como Zola, por ejemplo, que hizo política en el momento del caso Dreyfus.
Simone de Beauvoir.- Pero es idea ¿de dónde venía?
J-P.S.- Venía de mi identificación con la vida de los escritores. la vida de os escritores era presentada como una juventud, luebo una etapa media en la que realizaban su obra y una etapa más tardía en la que se comprometían con la política como escritores e intervenían en los asuntos del país...
S. d B.- Decadencia y apoteósis a la vez.

..

Jean-Paul Sartre.- ...Un hombre era algo muy curioso. Eso se me manifestó poco a poco. Era a la vez, un serperdido en el mundo y, por onsiguiente, rodeado de mundo por todas partes, como prisionero. Y al mismo tiempo era un ser que podía sintetizar ese mundo y verlo como su objeto, al encontrarse frente al mundo y fuera de él. Ya no estaba dentro del mundo, estaba fuera. Es esa conexión del fuera y el dentro lo que constituye el hombre. ¿Entiende lo que quiero decir?
Simone de Beauvoir.- Sí, muy bien.

..


Simone de Beauvoir.- ...pero, qué beneficio le ha aprortado el hecho de no creer en Dios?
Jean-Paul Sartre.- ...Y además, mis relaciones con los otros son directas, no pasan por la intermediación del Todopoderoso...Es una relación directa de hombre a hombre, no tengo necesidad alguna de pasar por el infinito...
S. d B.- Usted piensa quye la primera desalienación del hombre es, en primer lugar, no creer en Dios.
J-P.S.- Absolutamente.


Conversaciones con Jean-Paul Sartre. Simone de Beauvoir
448 452 468 538

sábado, 4 de mayo de 2019

Un diálogo sobre el Poder y otras conversaciones. Foucault.

Deleuze.- ..la represión policíaca es tanto más viva cuanto menos necesidad hay de jóvenes en el mercado de trabajo.
..
Deleuze.- ...¡no, las masas no fueron engañadas, en determinado momento desearon el fascismo!
..
Foucault.- ...Las mujeres, los preisioneros, los soldados de quinta, los homosexuales, han entablado en este momento una lucha específica contra la forma particular de poder, de coacción que sobre ellos se ejerce. Y estos movimientos están ligados al propio movimiento revolucionario con la condición de que sean radicales, sin compromiso ni reformismo, sin tentativas para habilitar el mismo poder con un simple cambio de titular
Un diálogo sobre el poder. Gilles Deleuze/Michel Foucault. 1972


..


Victor.- El primer pacto con el diable de las organizaciones obreras fue haber puesto como condición de admisión el hecho de pertenecer a un oficio; esto es lo que ha permitido a los primeros sindicatos ser corporaciones que excluían a la masa de los obreros no especializados.
..
Foucault.- .. Hay dos formas a las que este revolucionario no deberá obedecer en ningún caso: la burocracia y el aparato judicial; así como no debe haber burocracia no debe tampoco haber tribunal; el tribunal es la burocracia de la justicia. Si burocratizas la justicia popular, le das forma de tribunal.
Victor.- ¿Cómo la normalizas entonces?
Foucault.- Voy a contestarte con un desaire, sin duda: está por inventar... ..Las masas encontrarán la manera de arreglar el problema...
..
Sobre la justicia popular. Pierre Victor/Michel Foucault. 1972

martes, 30 de abril de 2019

Hay que quemar a Sade? (En los tiempos que corren)

El joven Sade no tiene nada de revolucionario, ni siquiera de rebelde. Está totalmente dispuesto a aceptar la sociedad tal como es. Sometido a su padre hasta el punto de recibir de él, a los veintitrés años, una esposa que no le complacía, no considera otro destino que aquel al que está por herencia destinado. será esposo, padre, marqués, capitán, sñor de un castillo, teniente general. No desea en absoluto rebubciar a los privilegios que le aseguran su rango y la fortuna de su mujer. Sin embargo, no puede tampoco satisfacerse con ello. Se le ofercen ocupaciones, cargos, honores: ninguna empresa, nada que le interese, que le diviera, que le excite; no quiere ser solamente ese personaje público cuyas convenciones y cuya rutina ordenan todos los gestos, sino también un individuo vivo. No hay más que un lugar donde éste pueda afirmarse, y ése no es el lecho, en el que Sade es acogido demasiado fatalmente por una esposa mojigata, sino la casa tapiada donde compra el derecho a dar rienda suelta asus sueños. Esto es algo común a los aristócratas de su tiempo. Vástagos de una clase en declive que hasta hace pocohan detentado un poder concreto pero que no posee ya ninguna posesión sobre el mundo, intenta resucitar simbólicamente la condición de la que guardan nostalgia: la de déspota feudal, solitario y soberano. Las orgías del duque de Charolais, entre otras, eran célebres y sangrientas. Es de esta ilusión de soberania de la que Sade, también él, tiene sed. «¿qué se desea cuando gozamos? Que todo lo que nos rodea se ocupe sólo de nosotros, que no piense más que en nosotros, que no cuide más que de nosostros [...] en absoluto es hombre quien no quiera ser déspota cuando f...». La embriaguez de la tiranía conduce inmediatamente a la crueldad, pues el libertino, maltratando al objeto que le sirve, «comprueba todos los encantos de los que disfruta un individuo vigoroso al hacer uso de sus fuerzas; domina, es tirano».

El goce no comporta ni cambio, ni don, ni reciprpocidad, ni gratuita magnificencia: su despotismo es el de la avaricia que escoge aniquilar lo que no puede asimilar.

Simone de Beauvoir. ¿Hay que quemar a Sade?


martes, 12 de febrero de 2019

PPP. Escritos corsarios.

Ningún home político, intelectual ou científico querería endexamáis renunciar nin tan sequera á máis pequena das características que fan deles o que son. Considérase irrecuperable para outras formas de vida; é máis, considera esta irrecuperabilidade coma o seu dereito máis sagrado. Incluso un delincuente, un bandido, un toxicómano -cando pasaron un certo límite- senten o desesperado dereito, mesmo a custa do seu sufrimento, a ser eles mesmos. 
Pier Paolo Pasolini. 1973. Escritos Cordarios. 

jueves, 7 de febrero de 2019

17. Los muchos libros y el desorden del mundo.

Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros.



Marco Tulio Cicerón?




No sé si la cita es cierta, pero no hay duda que es correcta, pues le va al personaje. Al fin y al cabo la cita es un argumento de autoridad. Sin ese recurso a la autoridad, la cita se queda en greguería, en ingenio, en ociosidad, en sofisma.


Al parecer, los filósofos chinos intentaban hacer pasar sus propios sofismas como citas de los antiguos. El propio Confucio se presentaba como restaurador de los usos de la dinastía Zhou, ya olvidados o incomprendidos. Así, como trascriptores o como intérpretes, los sabios añadían y corregían las fuentes a su parecer. En nombre del nombre del sabio milenario, aseguraban su propia inmortalidad. En la tradición europea ese camino resulta humillante, impensable. Poner la propia obra a nombre de otro sería como vender el alma. No hay nada peor que para un autor que el ser confundido como otro. La cuestión del plagio adopta así perspectivas opuestas. Para nosotros comete plagio quien pretende hacer suya la obra de otro; desde el otro punto de vista, en cambio, eso sería el mayor servicio. ¿Qué más podríamos desear que un pensamiento propio sea asumido por entero por otra, que nuestro ser sea personificado en otra persona? ¿No ése el acto de obediencia supremo? ¿Acaso no se convertiría esa persona, totalmente identificada con nosotros, en nuestra perfecta hija?
En realidad,lo que la cita de Marco Tulio (verdadera o falsa) condena es que los hijos deseen otra fama más allá que la que sus propios padres les dejan en herencia. A mí me gustaría pensar que la cita no es de Cicerón, sino de algun discípulo suyo que la atribuyó al maestro.

A menudo se presenta a Cicerón como un defensor de la República romana, contrario al despotismo de César y al Imperio, pero no es verdad. En Cicerón mucho más que en César anida el deseo de Imperio. César era el genuino ciudadano de la República y lo que deseaba sobre todo era ser el mejor de los romanos. césar perseguía la grandeza. Cicerón era un conservador, como Confucio; ambos querían orden.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Cambiar o final é cambiar o conto. Fóra de si.


Non. Non llo digas. Segue a ser un neno... Lévao nada máis e que o cuide a puta esa que casou co seu irmán. Ela verá o que lle convén. El segue a ser un neno. 

Os antigos o sabían. O sentido dunha vida só se acada co seu final. E o mesmo sucede coas historias. Logo non se necesita moito para por do revés todo unha vida. 

Eu quixen cambiar esta historia porque penso que o creador apiadouse de máis pola súa criatura, non tivo xenio para lle facerle mal ó seu persoaxe, mais así non lle deixou fracasar, como el quería; todo quedou nunha pataleta de neno, e dese xeito vindicou o pai e o seu mundo e ocultou a verdade: quen non fai a guerra de xoven non a pode gañar de vello. 

Ricardiño había de fracasar para mostralle ó mundo a inxustiza e a sinrazón da súa vida. Co seu fracaso, abría un abismo a todos o seu redor. Máis coa súa redención, tapou as fendas que abrira coa sua crise persoal. O seu fracaso de neno-ben podía ser o fracaso do pai e o seu mundo salvaxe, pero non foi, porque no seu fracasiño Ricardiño foi tan acomodaticio coma fora a súa vida. 

Ó cabo, a relación de escritor/creador co pai foi máis forte que a do escritor/creador coa súa criatura. 

sábado, 11 de agosto de 2018

España, antes desaparecida que otra. Díez del Corral.

España comienza la historia medieval de una manera bien extraña: desapareciendo casi con el hundimiento súbito de la monarquía visigoda.

Y España pechó con un dificilísimo destino histórico de ser o no ser, un destino que era propio, singularísimo, pero eminentemente occidental.

Que tal empresa de reconquista hispana era singular y específicamente occidental lo prueba no sólo el éxito...

El rapto de Europa. 1954.
Luis Díez del Corral.



domingo, 22 de julio de 2018

Podría... OyG


No se me oculta que podría tener a casi toda la juventud española en veinticuatro horas, como un solo hombre, detras de mí: bastaría que pronunciase una sola palabra. Pero esa palabra sería falsa y no estoy dispuesto a que falsifiquéis vuestras vidas. 

José Ortega y Gasset, 1933
En torno a Galileo. Lección IX. Sobre el extremismo como forma de vida

jueves, 19 de julio de 2018

La plenitud del pensador. OyG

Hay hombres que llegan al cabo de una larga existencia con una ininterrumpida plenitud corporal que, por sí sola, no permite distinguir entre su plena juventud, su madurez y su ancianidad. En el orden intelectual la cosa es aún más clara. Porque es bien notorio que la plenitud de intelección se logra en torno a los cincuenta años. 

En torno a Galileo. Ideas sobre las generaciones decisivas en la evolución del pensamiento europeo. Curso dado en la U. Central. 1933

José Ortega Gasset.
Nacido en 1883

domingo, 8 de julio de 2018

Desertizar para castellanizar. E. Mateo Gambarte.

La generación del 98 sirve, además de para castellanizar a Rubén Darío, como ya vimos, castellanizar a España y encerrarla en su terruño, para desertizar el entorno donde desaparece, por ejemplo, el modernismo catalán, porque no encaja en esa idea de España, ni en la del terruño, ni en la de la lengua ni en la de unidad homogénea. 
Eduardo Mateo Gambarte. El concepto de generación literaria. 

lunes, 19 de febrero de 2018

16. El libro como mapa. Obra Abierta.

Todo libro tiene sus geografías, y algunos libros son grandes como mundos: la Biblia, por supuesto, o Las Mil y Una Noches. Algunos libros, sin embargo, son escritos con la ambición de ser mapas. El libro como mapa encierra mundos. Al igual que el acto de nombrar, cartografiar es siempre una primera apropiación. 

Una vez quise hacer una Geología de la Biblia y me perdí, claro. Es un riesgo que se corre. Aunque  tampoco salí de vacío, ni mucho menos. Desde hace un tiempo me ronda la idea de hacer un mapa de Las Mil y Una Noches. Ya veremos.  

Hay quien escribe con la ambición de hacer mundos y hay quienes escribimos con ambición geográfica, exploratoria, conquistadora, imperialista. Es la diferencia entre hacer literatura o hacer ensayo. 

U. Eco hace en Obra Abierta un descubrimiento banal, una de esas obviedades que sostienen el universo. Lo que Eco descubre en Obra Abierta es la multiplicidad del mundo y del libro, que cada geografía abre una nueva realidad del mundo del mismo modo que la cierra. Eco nos desvela que la obra abierta tiene múltiples geografías. Como ocurre con los viajes, cada lectura es una nueva lectura, cada viaje añade una geografía al atlas del mundo.

Escribir la Obra Abierta fue la ambición de la vanguardia: El libro que acabará con todos los libros, pues los contenía a todosEco recuerda que esta ambición, escribir el Livre, con Mayúsculas, consumió la atención de Mallarmé, pero que fue Joyce quien lograría escribir ese gran Libro incomesurable, inabarcable, total. Tras Joyce ya no hubo más vanguardia. La literatura era ceniza. Todo estaba hecho. Cuarenta años después del Ulises, Eco publicó Obra Abierta, y enseñó a los errantes la Tierra de Provisión: el posmodernismo; todo libro es un mundo que reescribir, que reexplorar, que remapear.

Hace un par de años quise hacer la ruta de Samuel Pepys, en Londres; no pudo ser, pero este verano estuve en el café de Jane Austen, en Bath: té y pasteles con Emily, Darcy, los Bennet... En fin, estaba todo el mundo. La palma, como todo el mundo sabe, se la llevan las rutas por Dublín que siguen los pasos de Ulyses. Pero ahora, de nuevo, ¡ay! vivimos una nueva desilusión. Hemos descubierto que todos estos mundos de tan multiplicados, se deprecian. Como remedio se busca la distinción, aunque es una distinción no a mejor, para lo que ya no hay criterio, sino sólo de lo distinto. Es la ley de la oferta y la demanda. 

domingo, 4 de febrero de 2018

Obra abierta. U Eco.

Obra abierta fue un libro de enorme éxito desde que su publicación y no ha perdido nada de su valor. Al contrario, la obra abierta se ha generalizado y convertido en cliché, un valor de cambio. Aquí los motivos:

Creo que, más o menos, la mitad del éxito de Obra abierta se debió a lo que del libro no se entiende, ni hay manera de entender. Esto, como digo, es más o menos la mitad del libro. 

La otra mitad del éxito, Obra abierta lo tuvo por lo que en el libro se entiende. Esta mitad del libro que se entiende da crédito a la otra mitad, que como dije, que no se entiende, pero que entendida una mitad y admitido su valor, se le presta de inmediato a la otra otro tanto.

De este modo, sumando el éxito debido, el obtenido y prestado o acreditado, Obra abierta adquirió un éxito muy superior al valor que privadamente podemos obtener del libro, su valor de uso. 

En vista de este desajuste entre éxito y valor, algunos podrían creer que Obra abierta debería ser una obra sobrepujada en su momento y que hoy, con el paso del tiempo, debería verse devaluada. No lo ha sido en modo alguno. Si entiendes esto, entenderás qué es el dinero.

Por lo demás, o mejor por riba, que se di en galego, el libro es irrefutable, incorruptible como el oro, un valor refugio. La obra abierta es aquella que cuestiona los códigos en los que se inscribe introduciendo el error y la ambigüedad, y eso mismo hace Obra abierta, con una mitad que se entiende y otra que no, pero que no por eso tiene menos valor, sino mucho más. 

Es Economía. 

martes, 31 de octubre de 2017

15. Encontrado por ahí..

La gente se aburre rápidamente de mirarla, pues la duración de los placeres en los que la mente no tiene parte es muy breve.”


 Réflexions critiques sur la poésie et sur la peinture  
Jean-Baptiste Dubos

miércoles, 17 de mayo de 2017

14. La biblioteca y el orden del mundo.

Una biblioteca es un cosmos. Un bibliotecario es Dios. El bibliotecario crea el arriba y el abajo, da profundidad y amplitud, dispone, ordena, empareja y da forma. El mundo es obra a su imagen y semejanza.

Hay una cierta extrañeza por la actual inanidad política de los filósofos. Ya no hay intelectuales como los de antes. No pido un Gramsci, pero, ¿dónde están los Sartre y las Beauvoir de hoy? ¿Dónde encontrar un Russel, un Foucault, no más un Adorno? ¿En qué foro político se puede oir una voz pensante? ¿Cuándo se adocenaron los sabios? ¿Adónde se retiraron? Quedan unos pocos activistas, sobre todo en los USA, sobre todo lingüistas, Chomsky, Lakoff... pero son muy viejos.

Pues lo cierto es que los intelectuales están en internet. 

No es casualidad que los Tolemaidas fueran los herederos de Alejandro Magno de mayor éxito político: fundaron la Biblioteca y en Alejandría entretuvieron a los filósofos, recomponiendo el mundo. ¿Quién querría disputar el gobierno de un reino teniendo el mundo entero a su alcance? No fue el nihilismo lo que apartó a los sabios griegos de la política, al revés, fue su demasía, su desmedida ambición.

Desde que abrió la Biblioteca no hubo guerras ideológicas en Grecia. Ni una triste revolución. No hubo más Esparta contra Atenas, ni más cicutas demócráticas, ni más mundos ideales. Ya no hubo más política. Uno a uno, los griegos se desinteresaron del gobierno de ciudades y reinos para ordenar el mundo desde Alejandría. Los griegos se hicieron universales, se hicieron helénicos, y así, entretenidos ordenando continentes, mares y cielos, dejaron a los romanos, eficacísimos capataces, el mayorazgo del mundo. 

Resulta ejemplar que los romanos, que sí vivieron violentísimas revoluciones y guerras de ricos contra pobres, de desposeídos contra potentados, de esclavos contra amos, lo hicieran con tan escasa ideología. Las reflexiones de Cicerón sobre la república y la monarquía, que son lo más alto de su sabiduría política, solo tienen de interés por las crónicas que las acompañan. 

Con la destrucción de la Biblioteca, en el siglo II, despertaron los griegos. Volvieron a las calles y a la acción, a la revolución. Ya no eran los mismos, claro. Ya no les interesaba la tierra, pues ahora ordenaban los cielos. Pero en su genio, ponían el Imperio del revés por un mero filioque  

Si mañana de mañana se cae internet, no os extrañe que por la tarde estalle la más terrible revolución. 

sábado, 15 de abril de 2017

13. Lectura y exégesis. ¿Ahora qué hago con este Marx?


Debo decir terminé mi lectura de Marx cuando cayó el Muro de Berlín, y me dije ¿ahora qué hago con este Marx? 

Porque trabajé diez años aquí en esta facultad, en estas mismas aulas. Dieciséis, diecisiete semestres leímos en un equipo de casi cuarenta muchachos toda la obra desde Los Grundisse hasta el final y cuando no encontramos ya editados yo me fui a trabajar inéditos con Sloterdijk en Berlín...

Todo eso pareció muy extraño pero lo que pasa es que me leía a Marx línea por línea, durante diez años fuimos leyendo a Marx en seminarios y yo escribiendo los cuatro tomos y por último el quinto, y ahora sale otro más...

Fue muy simple, leímos a Marx directamente, los alumnos, los muchachos leían en castellano las traducciones; muchos se pusieron a estudiar el alemán en el Instituto Goethe para leer a Marx en el original, y yo tenía mi mega, e íbamos viendo palabrita por palabrita en el origen, y fue una lectura muy paciente...

...entonces usa el alemán la fuente creadora del valor y lo hace desde la nada del capital, usa la fórmula “creación de la nada” Schaffung auf nichts, y entonces yo le digo a los marxistas del Instituto Marxista en Berlín del quinto piso del Alexander Platz 1984, antes de la Perestroika, Marx usa la palabra “creación de la nada” ¿han visto ustedes?, ¡No lo habían visto! Y eso es metafísica semita.

Pero entonces en el ochenta y nueve dije ¿y qué hago con este Marx?, ahora recién lo voy a usar, mi Ética del noventa y ocho, en disputa con Apel, fue una disputa desde Marx, Apel dijo, en su texto segundo, cuando el latinoamericano en noviembre de 1989, dos semanas después de la caída del muro de Berlín me habló de Marx, Apel escribe “yo creí que era no informado o anacrónico”, y entonces se lanzó no contra Marx, lo hicimos picadillo, le demostré que no sabe usar a Marx, nunca más habló Apel de Marx porque se dio cuenta que estaba con un especialista.

Enrique Dussel
Extractos de entrevista o "Manual para hacerse Teólogo"

Nutritior et alumnus.

Nutritior: Te ruego me digas qué es lo que te parece a ti: ¿mover si ser movido no es, acaso, acción y pasión?
Alumnus: No me parece que sea otra cosa.
N: Opino que algo muy similar ocurre con amar y ser amado.
Juan Escoto Eriúgena
División de la Naturaleza

Filosofía del cuerpo, V. Máximas.

..puesto que la eternidad no puede ser definida por el tiempo ni tener relación alguna con él.
Teorema XXIII.Escolio.

En esta vida pues, hacemos ante todo esfuerzo para que el cuerpo de la infancia se cambie, en tanto que su naturaleza lo soporta y se presta a ello, en otro que sea apto para gran número de cosas y se relacione con un espíritu que sea lo más posible consciente de él mismo, de Dios y de las cosas. 
Teorema XXXIX. Escolio.

Más cada cosa tiene perfección, más obra y menos es pasiva; inversamente, más obra, más es perfecta.
Teorema XL.

El primero y el único fundamento de la virtud o de la recta conducta en la vida consiste en buscar lo útil que nos es propio.
Teorema XLI. Demostración.


Spinoza
Ética
Quinta Parte. De la potencia del entendimiento o de la Libertad Humana

Filosofía del cuerpo V. El conocimiento del sabio es su dicha.


El supremo esfuerzo del espíritu y su soberana virtud está en comprender por el tercer género de conocimiento (Ciencia Intuitiva).
Teorema XXV. 


De este tercer género de conocimiento nace la mayor satisfacción posible para el espíritu.
Teorema XXVII.
De donde resulta que ningún amor, salvo el amor intelectual, es eterno.
Teorema XXXIV. Corolario.

Por ello comprendemos... que la muerte es tanto menos perjuidicial cuanto el espíritu tiene un mayor conocimiento claro y distinto.
..
Además, como del tercer género de conocimiento nace la mayor satisfacción que sea posible, que lo que hemos demostrado que perece con el cuerpo no tenga la menor importancia respecto a lo que de él subsiste. 
Teorema XXXVIII

Por el contrario el sabio -considerado como tal-, cuya alma apenas se conmueve, pero que, en virtud de una determinada necesidad eterna, no ceja jamás de ser, sino que posee siempre la verdadera satisfacción del alma.
Teorema XLII, Escolio.

Spinoza
Etica
Quinta Parte. De la potencia del entendimiento o de la Libertad Humana

viernes, 14 de abril de 2017

Filosofía del cuerpo, V. Los sentimientos del sabio.

Un sentimiento que es una pasión deja de ser una pasión tan pronto como formamos de él una idea clara y distinta.
Teorema III.

Un sentimiento es malo o perjudicial solo en la medida que impide al espíritu poder pensar.
Teorema IX. Demostración. 


El que se comprende a sí mismo y comprende sus sentimientos, clara y distintamente, siente alegría.
Teorema XV. Demostración. 


Nadie, en efecto, tiene preocupación o ansiedad sino por aquello que ama; y las ofensas, las sospechas, las enemistades, etc., no nacen sino de las cosas de las que nadie en realidad puede ser dueño
Teorema XX. Escolio.

Spinoza
Etica
Quinta Parte. De la potencia del entendimiento o de la Libertad Humana

jueves, 30 de marzo de 2017

Filosofía del cuerpo, IV. Los otros animales y la Naturaleza.

Más aún, como el derecho de cada uno es definido por la virtud o potencia de cada uno, los hombres tienen sobre los animales un derecho mucho más grande que éstos sobre los hombres. Y no obstante, no niego que las bestias tengan conciencia; pero niego que por ello esté prohibido pensar en nuestra utilidad, servirnos de los animales a nuestro capricho y tratarlos como mejor nos convenga, puesto que no concuerdan con nostros por naturaleza, y puesto que sus sentimientos son, por naturaleza, diferentes de los sentimientos humanos. 
Teorema XXXVII. Escolio  I

En cuanto a la pretensión habitual de que la Naturaleza  es a veces incapaz, comete errores y produce cosas imperfectas, la pongo entre las fábulas.La perfección y la imperfección no son, en realidad, sino modos de pensar...Tenemos, en efecto, la costumbre de referir todos los individuos de la Naturaleza a un género único considerado como el más general: es decir, a la noción del Ser, noción que pertenece de modo absoluto a todos los individuos de la Naturaleza...
Prefacio.

Fuera de los hombres, no conocemos en la Naturaleza nada particular que nos pueda procurar placer mediante el espíritu, y con el cual podamos establecer amistad o atarnos mediante algún género de relación social. Y por consiguiente, todo cuanto existe en la Naturaleza, descontando los hombres, la norma de nuestra utilidad no pide que lo conservemos, pero nos aconseja conservarlo para diversos usos, destruirlo o adaptarlo por cuantos medios estén a nuestro alcance.
Apéndice. Capítulo XXVI


Spinoza
Etica
Cuarta Parte. De la servidumbre humana o de la fuerza de los sentimientos